lunes, 12 de diciembre de 2016

1916, fragante centenario

Me considero un tipo más o menos pulcro, a quien le gusta vestir de forma adecuada en cada momento y que aborrece tanto la cochambrosa mugre de la modernidad, que suele ser adocenada y cutre, como la impostura afectada y amanerada del dandismo como la enfermedad degenerativa de la elegancia que es. La virtud en este caso se encuentra en un punto superior, que no intermedio. En un punto en el que la discreción, sin caer en lo gris, y la tradición, sin caer en lo anticuado, se dan la mano.
.
Confieso tener una verdadera predilección por los aromas suaves, frutales, cítricos, algunos florales, de impronta inconfundiblemente varoniles y he buscado, desde hace años una colonia cuya fragancia me resultara agradable y pudiera usar de forma permanente y en cualquier momento y lugar. Busqué de forma incansable y di con colonias que me resultaban agradables pero que, con el tiempo, llegaban a cansar. Otras eran ridículamente caras y la relación calidad precio era subterránea. Llevado por los mitos exploré fragancias británicas y, aunque algunas me gustaron, como las lavandas o los productos de Floris, muy agradables pero carísimos y casi ilocalizables en España, la realidad me hizo desistir de la búsqueda en Inglaterra.
.
Hace seis años, casi por casualidad me compré con urgencia un frasco de Agua de colonia 1916 de Myrurgia, que ahora perteneciente al grupo Puig. 1916 es una colonia fresca, frutal, muy agradable y de creación y fabricación española. Su aroma es similar al de Floris nº 89, pero su persistencia es mayor y su precio es ¡¡32 veces!! más bajo....
.
Antes de que acabe este 2016 creo de justicia rendir un homenaje a los perfumistas españoles que crearon hace un siglo esta fragancia única, elegante, españolísima y muy accesible, 1916 que es ya, mientras dure, mi colonia.