lunes, 18 de febrero de 2019

Parada y fonda de Víctor de la Serna

Víctor de la Serna y Gutiérrez-Répide, fallecido en 1983, fue un periodista, escritor y crítico gastronómico, soldado de la División Azul, miembro de la embajada de España ante la ONU, Senador por designación real en las Cortes constituyentes, nieto de Concha Espina, hijo y padre de otros Víctor de la Serna (ojo no se confundan) nacido en Santander y viajado por el ancho mundo de cuyas experiencias dejó muestra a través de artículos y crónicas publicadas en diversos periódicos durante décadas. Este libro, publicado por Tusquets en 1987, empieza con un breve y sugerente prólogo de Camilo José Cela 
.
Parada y fonda es un libro que recopila artículos de Víctor de la Serna desde los últimos años 1950's hasta los primeros 80's en periódicos como Informaciones, Gentleman, y, sobre todo, en El País. Por estos artículos breves, amenos y siempre sugerentes, desfilan personajes, libros, paisajes y recetas de España y de Francia, aunque también de algún otro lugar firmados bajo el seudónimo de "punto y coma".
.
La agradable lectura de este libro me ha dado paso a nuevas lecturas de crítica gastronómica o de viajes, me ha orientado sobre restaurantes, algunos ya cerrados y otros en plena actividad tras décadas de éxito y me ha hecho ver el mundo de los pucheros y del gourmand, desde un punto de vista no hedonista, sino más filosófico y artístico.

lunes, 11 de febrero de 2019

El arte de tener razón de Arthur Schopenhauer

El hecho de que este libro aparezca en el Baluarte está directamente vinculado a una película, Una razón brillante, que vi hace algunas semanas y en que este libro de Arthur Schopenhauer era uno de los protagonistas. La curiosidad me pudo y lo leí. Me hice con el editado por Alianza editorial, que incluye un epílogo del filósofo italiano Franco Volpi, que ya apareció por aquí como autor de sendos epílogos a dos libros de Carl Schmitt, Teoría del partisano, y Tierra y mar.
.
Schopenhauer es un autor que para mi significaba algo muy extraño, críptico, sinónimo de complejidad inasumible, de ideas muy alejadas a las mías y de improbable lectura. Filósofo alemán decimonónico y ateo no parecía el autor ideal para mi. Pero ya ven ustedes....
.
El arte de tener razón, expuesto en 38 estratagemas, es realmente un divertimento filosófico, más que un libro propiamente de teoría filosófica. La dialéctica erística expuesta mediante casos más o menos prácticos queda un poco en el aire y no se puede considerar un libro práctico de oratoria, salvo por algún punto.
.
Al final lo único medianamente interesante es el epílogo de Volpi que hace contraponer o emparentar filosóficamente a Schopenhauer con Platón, Aristóteles, Kant y Hegel, entre otros, y da un valor añadido a este breve opúsculo bastante prescindible.

lunes, 4 de febrero de 2019

Psicosis de Alfred Hitchcock

Aunque ya vi esta película varias veces, no renuncio a que aparezca de nuevo por este Baluarte el genio Alfred Hitchcock que regresa para dejarnos muestra de una de sus obras maestras. Esta que hoy se presenta obtuvo cuatro nominaciones para los Oscar de 1960 al mejor director, actriz secundaria, fotografía y dirección artística, además una nominación al Globos de Oro a la mejor actriz secundaria, para la extraordinaria Janet Leigh que hizo un papel magistral junto al de Anthony Perkins. No obtuvo ningún premio a pesar de la unanimidad de crítica y público sobre esta película, que aún perdura, pero eso es una constante en la obra de Hitchcock.
.
Psicosis nos cuenta la inquietante historia de Marion Crane, una joven secretaria, tras cometer el robo de un dinero en su empresa, huye de la ciudad y, después de conducir durante horas, decide descansar en un pequeño y apartado motel de carretera regentado por un tímido joven llamado Norman Bates, que vive en la casa de al lado con su madre. A partir de ese momento se desencadena el ambiente de psicosis, entre la road movie y el thriler clásico.
.
La película, que trae el indudable sabor del buen cine de los años 1950's, maneja los tiempos, dirige la trama y dosifica momentos clave con pequeñas dosis de erotismo, que ahora nos hacen sonreír, para dar medida justa del miedo y hacernos descubrir nuevas sensaciones.