domingo, 27 de julio de 2014

El avestruz, tótem utópico del Marqués de Tamarón

Hace no muchos años descubrí la obra reducida y selecta, del diplomático D. Santiago Mora-Figueroa Williams, Marqués de Tamarón, título con que firma sus libros. Leí su obra y me pareció de una pureza literaria y de un inconformismo contra la modernidad tal, que me gustó y desde entonces he leído casi todo lo que se ha publicado bajo su firma, ya sean novelas, cuentos o ensayos.
.
Ediciones Encuentro publicó hace aproximadamente un año este librito de menos de cincuenta páginas editado conjuntamente con el Centro Universitario Villanueva, de la Universidad Complutense de Madrid. El motivo es que lo publicado es una conferencia inaugural que Tamarón pronunció en septiembre de 2012 en el citado Centro. El extraño título de la conferencia, El avestruz, tótem utópico, corresponde al del libro que incluye a modo de presentación o prólogo un texto de D. José Bernardo San Juan, autoridad académica de Villanueva. De lectura agradable y texto preciso, hace una radiografía cultural y moral del autor. La conferencia en si, es un ejercicio de erudición, análisis de políticas lingüísticas y de toque de atención hacia "el poder" que incumple sus propias normas en su política lingüistica-autonómica. La avestruz, animal citado sólo en el último párrafo de la conferencia, es el símil empleado por Tamarón para definir a ese poder que no entendió la frase de Nebrija, uno de los pivotes, junto con San Pablo, sobre la que gira la conferencia, de que "la lengua fue compañera del Impero".
.
Lectura extraordinaria para reflexionar sobre asuntos graves de apariencia leve que Tamarón disecciona con ironía, erudición y sensatez.

lunes, 21 de julio de 2014

La soledad de Alcuneza de Salvador García de Pruneda


Me fue recomendado este libro, como tantos otros por buenos lectores y mejores amigos. Una novela singular sobre la Guerra Civil, en la que apenas se habla de política salvo desde un distante descreimiento, donde lo que impera, como dice el subtítulo, es la espuela y la espada. Sable, corregiría yo.
.
Esta novela, de casi 600 páginas, ha sido reeditada por Renacimiento, a iniciativa de los hijos del autor ya fallecido, que la ha publicando ahora completa ya que había sido reducida en su primera edición hace medio siglo, bajo su actual título, La soledad de Alcuneza.
.
Su autor, Salvador García de Pruneda, fue un diplomático español que sirvió durante la Guerra Civil como Teniente de Zapadores en la División de Caballería, por lo que la obra, absolutamente autobiográfica, toma para el Teniente Alcuneza el alma y el recuerdo de un Pruneda escritor desde lejanas cancillerías.
.
Esta novela es, y no creo exagerar cuando lo afirmo, una de las mejores novelas bélicas por mí leídas. Romántica, poética y elegíaca, nos cuenta las bellezas y las tristezas de la guerra, la violencia y la estética de la muerte y la destrucción. La muerte de la Caballería y de los viejos y honorables guerreros a la vez que se produce el nacimiento de la firme hermandad de sus peculiares personajes entre explosiones y tiros.
.
Es una novela de soldados. Aquí se degusta la vida de campaña ajetreada y cansina, la incomodidad de la milicia vivida con alegre desenvoltura, la incertidumbre de la muerte esperada con cristiana aceptación. Pruneda nos pone ante una historia verídica, al menos en su espíritu, que deberían leer muchos de nuestros generales que cifran la milicia en cálculos económicos y juegan con las carreras y vidas de los suyos con escaso decoro y olvido de los valores de los que el joven Teniente Alcuneza hacía, mientras cabalgaba por los campos de España, estandarte y seña.

miércoles, 16 de julio de 2014

Cuaderno de vacaciones de Luis Alberto de Cuenca

Leí hace unos días en ABC la crítica, amistosa y veraz del último poemario de Luis Alberto de Cuenca. Venía de la pluma de Juan Manuel de Prada y me convenció lo que decía sobre este prolífico poeta del que apenas había leído nada y sobre el que tenía documentadas y buenas referencias.
.
Cuaderno de verano, fue publicado por Visor en 2014 en una cuidada edición a dos tintas y en tapa dura. En el aparecen ochenta y cinco poemas escritos durante las vacaciones veraniegas del autor entre 2009 y 2012. En ellos, como comenta de Prada en su artículo de Cuenca hace su particular ejercicio de premodernismo poniendo en almoneda de todo lo políticamente correcto, lo que se vende y se escribe con letras de oro en las cloacas culturales de España. Luis Alberto de Cuenca hace un homenaje a sus padres, a su Dios a quien se encomienda y hace declaración pública de ser un espíritu libre. Como muestra un botón.
.
.....Las Paradojas de Satán
.
.....Aquel cuya mirada petrifica
.....y hace que abandonemos la esperanza,
.....aquel que no es amado ni es capaz
.....de amar a nadie, el ogro de los cuentos,
.....el científico loco que pretende
.....someter el planeta a su capricho,
.....el cómitre feroz de la galera
.....otomana, el psicópata, el azote
.....de Dios, el enemigo de los cielos,
.....el mal en su cenit, el horror puro,
.....es, además -y no lo olvides nunca-,
.....el padre de las ciencias y las artes,
.....el emblema del individualismo
.....y el paradigma de la libertad.
.....Con estas paradojas debería
.....uno arar, si desea
.....que el árbol de la vida dé sus frutos.

lunes, 14 de julio de 2014

Plasencia. Arte y relax, comida y buen vino


Un súbito sentido de huida se apodera de mi con incierto frenesí en determinados momentos del año, sobre todo en las épocas que animan a la ociosidad o a la simple pereza. No lo puedo evitar. La huida, cualquier huida, no tiene sentido si no se hace hacia algún lugar en el que se satisfagan las perentorias necesidades sentidas que suelen estar vinculadas, en mi caso a una creciente misantropía, virtud (no lo duden) que me permite disfrutar de momentos deliciosos de contemplación de paisajes poco visitados o edificios singulares o personas de extrañas costumbres, que, complementando el entorno, son siempre lejanas e inanes. He de decir que en estas huidas procuro ir acompañado de la única persona a la que, por formar conmigo, años ha, una sola carne, no considero en absoluto ajena.
.
El lugar elegido esta vez para la, siempre demasiado breve, huida fue la villa renacentista y amurallada de Plasencia, en la provincia de Cáceres, casi limítrofe con Salamanca y Ávila, a los pies de Gredos y bañado por el río Jerte, regador de cerezas y pasivo testigo primaveral de blancas floraciones. Allá fuimos con libros y ganas de pasear, pero poco, comer y beber con moderación los productos de la tierra y hablar de lo divino y de lo humano. El propósito fracasó parcialmente ya que la moderación gastronómica no fue tal. La culpa fue del Restaurante El Chamizo que con buen oficio y no poco arte, nos ofrecieron buen vino y mejores viandas a las que sucumbí. Además, los desayunos y otras colaciones, complementaron el exceso, sólo compensado por la tranquilidad, el sosiego y la paz que se disfruta en el Parador de Plasencia donde me solazaba.
.
Los paseos por la parte antigua de esta pequeña villa son deliciosos. Tomar un refrigerio en la concurrida Plaza Mayor, donde se puede ver el ayuntamiento, con su reloj animado, o visitar las catedrales, la vieja románica, cuyo rosetón cubierto con alabastro pueden ver arriba en la foto, y la nueva, que envuelve a la antigua, churrigeresca, consiguiendo una perfecta simbiosis, son una experiencia única donde historia, arte y religión se unen como quintaesencia hispana.
.
Lo malo de disfrutar de un fin de semana en un lugar pequeño y tranquilo como Plasencia es que se hace más duro el regreso a la urbe fagotizadora de calma y alteradora de mis días y mis noches... Necesito volver a huir.

viernes, 11 de julio de 2014

El Greco y la pintura moderna en el Museo del Prado

Para quitarme la espinita de no haber llegado a tiempo de ver la exposición "El Griego de Toledo" para celebrar el cuarto centenario del genio cretense, visité la exposición que el Museo Nacional del Prado organizó bajo el título de El Greco y la pintura moderna.
.
Esta exposición que cierra a principios de octubre reúne una serie de cuadros y unas pocas esculturas de Doménico Theotocopópulos mostrando su influencia en pintores modernos, desde Picasso a Zuloaga, pasando por Manet, Fortuny, Chagal, Giacometti o Madrazo.
.
La exposición supone un sugerente y original recorrido por el arte de mitad del siglo XIX hasta las vanguardias de la primera mitad del siglo XX en el que se desvelan la admiración por el Greco y la génesis del estilo de muchos artistas consagrados que tenía su origen en un estudio toledano de hace 400 años. La visita, verdaderamente extraordinaria, merece la pena.

martes, 8 de julio de 2014

Sobre el cielo y la tierra de Jorge Bergoglio y Abraham Skorka

Los Reyes Magos me trajeron este libro que, pasados los meses pude leer y disfrutar. Se trata de un libro escrito en Argentina en 2010 en las que se recogen las conversaciones entre el Rabino de Buenos Aires, Abraham Skorka y el entonces Cardenal porteño Jorge Bergoglio. El nombramiento de este último en 2013 como Santo Padre bajo el nombre de Francisco dio nuevas alas a este libro que fue publicado en España por Editorial Debate.
.
Sobre el Cielo y la Tierra, que comienza con dos breves prólogos de sus autores, recoge una larga conversación, llevada a cabo en varias sesiones entre ambos líderes religiosos. Aunque es un "libro argentino" por sus modismo o por ciertos temas y referencias culturales, geográficas e históricas, la gran mayoría de los temas que trata son universales, sin dejar nada a un lado. El aborto, el poder, el dinero, el Holocausto judío, el divorcio o los fundamentalismos son temas que tratan Bergoglio y Skorka abiertamente, sin tapujos y con gran respeto.
.
Además de ayudar a conocer mejor a nuestro Papa, este libro sirve para entender mejor el diálogo entre cristianos y judíos, nuestras diferencias así como un origen común.

lunes, 30 de junio de 2014

Lo que hemos comido de Josep Pla

Que Josep Pla es quizás el mejor escritor español del siglo XX no se le oculta a nadie. Observador atento de las cosas cotidianas, y de la actividad política; de su vida y de la vida de los otros, ha escrito algunas de las mejoes páginas de la lengua española, y con toda seguridad de la catalana. Tenía la capacidad de exprimir una nimiedad hasta sacarle un zumo condensado, esencial, a veces ácido, en forma de literatura, de una literatura donde los adjetivos imperaban sobre cada frase. Pla ha pasado varias veces por este baluarte, con la famosa entrevista de 1976, o libros como su Cuaderno gris, monumento de la literatura autobiográfica, Vida de Manolo, biografía de un escultor, o las deliciosas recopilaciones de experiencias propias en Viaje en autobús, Cartas de Italia o Cinco historias del mar.
.
Hoy le toca a Lo que hemos comido, publicado por Destino y seleccionado, editado y prologado por Vázquez Montalbán. Se trata de una recopilación de artículos sobre variados asuntos gastronómicos. Pla, que reconocía no haber cocinado nunca ni conocer receta alguna, habla, teoriza y experimenta con lo que sale de los fogones, teniendo como referencia la cocina de su país, como él dice, la cocina del Bajo Ampurdán.
.
En este libro, en efecto, no se habla casi de procesos de cocción o de ingredientes pero sí de historia, de economía doméstica e internacional, de las costumbres de los pueblos y naciones y de una evolución de la cocina en España hacia peor debido, en parte, a la industrialización de ciertos procesos y a las prisas que son las peores enemigas de la cocina. Este es un libro que, como todo lo de Pla, merece la pena ser degustado lentamente.

viernes, 27 de junio de 2014

El siglo XX y otras calamidades del Marqués de Tamarón

El Marqués de Tamarón es un diplomático, escritor y naturalista jerezano de estirpe anglo-española y que ha pasado ya por estos vericuetos con motivo de sus libros, El rompimiento de gloria y Pólvora con aguardiente. Escritor purista del lenguaje y del mensaje, decidido, inconformista y bello como un retablo renacentista.
.
Como llegado con lo mejor de los tiempos pasados se planta en nuestro siglo XXI para recordarnos cuánto de malo ha habido en el siglo precedente. Para ello agrupa diecinueve artículos de diversa entidad y tamaño para publicar El siglo XX y otras calamidades. La editorial Pre-textos da forma y ofrece este pequeño volumen de poco más de 150 páginas de las que no sobra ni una y que deja un regusto de escasez ante la delicia de la lectura amena, erudita y actual sobre los asuntos más banales o más importantes.
.
Los artículos tratan, sobre todo sobre asuntos culturales, pero no sólo. Por ejemplo trata el famoso ensayo de Fukuyama sobre "el fin de la historia" en tres ocasiones para explicar, con una larga lista de argumentos, el porqué de la inanidad de este libro. Pero también sobre ecología y medio ambiente, sobre la prostitución del lenguaje y el retorcimiento de los significados, o sobre autores como Gerald Brenan, T. S. Eliot o Aquilino Duque.
.
Es un volumen que se queda corto, que te deja sediento de más frescor intelectual y de más explicaciones eruditas o irónicas, pero siempre acertadas sobre los tiempos actuales, consecuencia de la acumulación de errores de todo orden del pasado siglo.

sábado, 21 de junio de 2014

Cuadernos de escritura de Carlos Pujol

Hace algún tiempo que leí críticas sobre la obra de Carlos Pujol y sobre otras, escritas por Carlos Pujol y me llamó la atención llamando mi curiosidad por acercarme más a este autor. La magnífica editorial Pre-textos ha editado varios libros de este autor catalán y me llamó la atención este volumen editado en 2009, de poco menos de 150 páginas de aforismos sobre literatura y la escritura, además de varios artículos sobre lo mismo. En este libro se reúnen tres pequeñas obras del autor, Cuaderno de escritura de 1988, Tarea de escribir de 1998, y el inédito Memorándum. Palabras para escribir de 2008. Parece como si el destino, o las series matemáticas, hubieran dictado que un nuevo libro de Pujol saldría en 2018, pero esto no será posible ya que se fue al Cielo hace ya dos años.
.
Cuadernos de escritura, a pesar de ser un volumen recopilatorio mantiene la unidad en su estilo y en su forma. Crítico, escritor y profesor universitario tiene oficio y experiencia para publicar sus aforismos sobre aquello que conoce bien y lo hace con valentía sabiendo que el mundo editorial es complejo y difícil. Como destilados de gran pureza tras un proceso que se antoja trabajoso, nos va dejando ideas, agudas como estiletes, sobre el oficio de escritor, sobre la literatura y sobre los vicios e imposturas que rodean a este mundo. Como ejemplo, dos botones: Todo argumento en banal, sólo la manera de contarlo puede darle vida propia, o El prejuicio de la modernidad, que nace vieja, porque el tiempo no perdona.

viernes, 20 de junio de 2014

Tenga usted éxito en su muerte de Fabrice Hadjadj


Hace varios meses, tras una conferencia, el profesor Ángel Barahona me recomendó  dos libros, uno de ellos ya apareció glosado y el segundo es éste, que es además el quinto libro que leo del teólogo francés Fabrice Hadjadj todos publicados por la muy recomendable editorial del Arzobispado de Granada, Nuevo Inicio. Los lectores de este baluarte, conocen la peripecia vital de Hadjadj que ha sido ya comentada y no se va a repetir, pero que conviene recordar.
.
Hadjadj escribió este libro, al que no me atrevo a llamar ensayo, en 2005 y fue editado en 2011 en español bajo el título de Tenga usted éxito en su muerte, y lleva por subtítulo "Anti-método para vivir".  En el se desarrolla de la forma irónica, certera y muy profunda a la que nos tiene acostumbrado su autor, algo tan serio como la muerte desde un punto de vista cristiano, plagado de referencias personales, históricas y culturales que hace la lectura, si cabe, más amena. De entre ellas, a parte de la forma en que desmonta la tesis falsaria de Nietzsche, me ha gustado una frase del escritor francés Bernanos que dice: El optimismo es la esperanza de los cobardes. la verdadera esperanza es la deseperanza superada.
.
La muerte es explicada y afrontada con toda su simplicidad y crudeza en sus múltiples facetas, incluyendo el aborto, la eutanasia, la pena de muerte, la enfermedad o el martirio, dejando tras su lectura un profundo poso que se va degustando poco a poco y dejando una grata sensación esperanzadora.