domingo, 10 de noviembre de 2013

Ven del Líbano

Esta es una bonita canción del Camino Neocatecumenal con letra del Cantar de los Cantares que se suele cantar en las bodas. Se titula Ven del Líbano. No sé si viene a cuento, pero lo comparto con Vds.
.

4 comentarios:

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

El Camino Neocatecumenal, amigo mío, es sencillamente una herejía. Algún día se reconocerá oficialmente, igual que algún día la Santa Madre Iglesia acogerá en su seno a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, los de Monseñor Lefebvre, con el inmenso agradecimiento debido por haber consevado intacta La Tradición en estos tiempos de tribulación y apostasía.
Ese camino es el de los que creen que "no hay camino, se hace camino al andar". Pero los que sabemos que sólo Nuestro Señor Jesucristo es El Camino, La Verdad y La Vida, preferimos el poema del otro hermano Machado: "Camino que no es camino, demás está que se emprenda, porque más nos descarría, cuanto más lejos nos lleva".
Un abrazo y un consejo de amigo, aléjate de la herejía lo más posible.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Querido Marqués

Gracias por tu comentario, pero lamento discrepar con fundamento evangélico.

No sólo no es una herejía, ya que no se aparta en nada de los dictados de la Iglesia ni, por supuesto, del mensaje evangélico, sino que es el carisma eclesial que más vocaciones sacerdotales ofrece al Papa a quien obedece SIEMPRE. Como prueba diré que todos aquellos cambios ordenados por los diferentes dicasterios, y han sido unos cuantos, han sido inmediatamente adoptados.

Los cambios litúrgicos menores no son heréticos, como no lo son los ritos mozárabe, maronita u otros que se mantienen fieles a Roma dentro de la más estricta ortodoxia, que entiendo que pueda no gustar.

Un abrazo

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Entiendo que no es lugar adecuado para discutir sobre este tema, de importancia vital por otra parte. Te agradezco, como no podía ser de otro modo, la educación y el respeto en tu réplica a mi comentario.
No creo que los cambios litúrgicos sean "menores" precisamente, y personalmente estoy convencido de que la liturgia es muchísimo más importante de lo que hoy en día se considera, incluso entre los católicos. La Santa Misa es sencillamente el centro de nuestras vidas, y no se trata de si gusta o no. Es un acontecimiento cósmico que supera cualquier gusto humano o creatividad bienintencionada.
Con todo el cariño te recomiendo encarecidamente la lectura de El Espíritu de la Liturgia de Joseph Ratzinger, para entender porque no hablamos de un asunto baladí que pueda cambiarse un día sí y otro tambien.
"Sine dominico non possumus".

Anónimo dijo...

...Cuanto atareis en la tierra, quedará atado en el cielo y cuanto desatareis, quedará desatado en el cielo"...
Un saludo
piti