miércoles, 26 de febrero de 2014

Ciudad de Dios de Fernando Meirelles

En 2002 el director brasileño Fernando Meirelles alcanzó una fama mundial por esta película que fue nominada para cuatro Oscar, incluido el de mejor director, pero sin ser nominada, paradójicamente, a la mejor película extranjera, finalmente no se llevó ningún premio de Hollywood, en cambio, fue nominada a dos BAFTA de los que obtuvo el premio al mejor montaje y también fue nominada para un Globo de Oro.
.
Ciudad de Dios es la historia de una favela de Rio de Janeiro, que tiene ese mismo nombre. Está basada en hechos reales, y relata el incremento del crimen organizado en Cidade de Deus, un suburbio de Río de Janeiro, desde finales de los años sesenta hasta el comienzo de los ochenta, cuando el tráfico de drogas y la violencia impusieron su ley en las favelas. Todo comienza a finales de los sesenta, cuando Buscapé tiene 11 años y es sólo un niño más, tímido y tranquilo que observa cómo crecen los niños duros de su barrio, sus robos, sus peleas, sus enfrentamientos diarios con la policía, la muerte de muchos de ellos, la violencia gratuíta. Buscapé sabe que quiere ser fotógrafo, si consigue sobrevivir. Dadinho, un niño de su misma edad sueña con ser el criminal más peligroso de Río de Janeiro. En diversas fases temporales comenzando en los años 1960s la película va contando la historia de diversas personas desde la visión limia de un Buscapé que va creciendo y que pretende mantenerse al margen del crimen, mientras ve cómo Dadinho, ahora llamado Zé Pequeño, se convierte en uno de los criminales más buscados de Rio, obsesionado con la violencia.
.
Esta es una película dura, pero tembién tiene momentos de humor y ternura lo que hace que sus personajes sean creíbles, difíciles, violentos e irracionales, pero profundamente, radicalmente diría, humanos. Es una película que bucea en la más profunda animalidad del hombre. El retrato de una época y una ciudad que poco a poco va saliendo del infierno.