lunes, 25 de mayo de 2009

Melancolía por un profesor que se ha ido: Don Jesús Conte Oliveros

Hoy, leyendo algunos artículos en la red me he encontrado con una referencia a Don Jesús Conte Oliveros, que fue mi profesor de inglés en Zaragoza durante los primeros años 80. Me he enterado también de su reciente fallecimiento, en 2007, en la Isla de Pascua.
.
Don Jesús Conte, hay que decirlo, no fue un gran profesor. Es lo que le suele pasar a las personas cuyos conocimientos y capacidad intelectual son infinitamente superiores a los de sus alumnos. Sufría esa maldición que afecta a muchos eruditos a los que les cuesta traspasar los conocimientos a sus alumnos. Aún así su conversación era siempre interesante y, a veces, apabullante, sus anécdotas hilarantes y enriquecedoras y su peculiar sentido del humor, contagioso.
.
Dominaba diecinueve idiomas. Era capaz de hablar su perfecto inglés con múltiples acentos. Sus cualidades fueron aprovechadas por la Administración de los EEUU o por la UNESCO. Aunque escribió varios libros de historia local sobre los pueblos y personajes de su provincia natal, Huesca, prefería el estudio de las lenguas. Se manejaba con soltura con las clásicas -era experto en jónico antiguo- para cuyo estudio heredó no sólo la pasión y el interés, sino también una vasta biblioteca, de su tio, sacerdote, filólogo y estudioso en la Curia Vatinana, cuya enorme erudición, seguramente superó. Políticamente era más que incorrecto, por eso, a pesar de sus cualidades y conocimientos no podía prosperar en España en una época convulsa. Decidió irse a Chile en 1989 y allí explotó una mina a cielo abierto en su campo.
.
Durante casi 20 años estudió y desentrañó los secretos de la lengua Rapa Nui, publicando en 2000, como director de una comisión científica el completo Diccionario Etimológico Rapanui-Español y una gramática de este idioma, corrigiendo la lexicografía anterior y señalando los vínculos entre esta lengua y las de las otras islas del Pacífico. Ayudó a refinar la historia, siempre misteriosa, de esta isla gracias al acceso a documentos, indescifrados hasta entonces, que se custodiaban en el Obispado de Tahití cuyo titular, Monseñor Michel Coppenrath, un tahitiano recientemente fallecido, le confió su estudio. Su trabajo de investigación dió fruto en su "Isla de Pascua: Horizontes sombrios y luminosos" publicado en 1994. El consejo de ancianos Rapa Nui se lo agradeció públicamente.
.
Hoy me enteré de que hace dos años nos dejó. He sentido una cierta melancolía por el tiempo que pasa y por el profesor que se fue. Pero estoy seguro de que Don Jesús Conte estará ahora destreñando los misterios de la lengua de los ángeles. No duden de que desvelará el misterio. Descanse en Paz.

8 comentarios:

edumarviq dijo...

No sabía que se había muerto nuestro amigo Conte ni de sus andanzas ultramarinas. Un hombre peculiar donde los haya, sin duda. Abrazotes.

Marcelo Diaz Aguillón dijo...

Ubu , junto con saludar , te aclaro que Don Jesús fallecio en Santiago no isla de Pascua , ya que yo fui su amigo aca , el murio en mi departamento y le di digna sepultura aca en la capital chilena , entiendo de lo que hablas y con el aprendí mucho y tambien su peculiar ironía ,
Saludos Marcelo diaz

Marcelo dijo...

Ubu , junto con saludar , te aclaro que Don Jesús fallecio en Santiago no isla de Pascua , ya que yo fui su amigo aca , el murio en mi departamento y le di digna sepultura aca en la capital chilena , entiendo de lo que hablas y con el aprendí mucho y tambien su peculiar ironía ,
Saludos Marcelo diaz

Marcelo Diaz Aguillón dijo...

Abu Saif

Diego dijo...

El Sr. Conte fue mi profesor de francés en los años 68 y 69 en la Academia Proa de Zaragoza.
Ha sido una sorpresa saber algo de él tras todos éstos años, y más aún el conocer la faceta de investigador de la lengua Rapa Nui y las peripecias de su presencia allí. Era una persona muy peculiar, un profesor muy puesto en su materia y con unas dotes didácticas muy personales pero muy efectivas.
Siempre lo había recordado a pesar de no haber tenido ya ninguna información sobre él por su gran sentido del humor y por la fraseología jocosa con que nos obsequiaba cuando estaba en vena ("Esto es bestial, tribal, mauritano, sierraleónico, azteca y tre-tlaxcalteca"). Descanse en paz.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Diego, veo por los años que nos separan unos 15 años de haber sido alumnos de tan peculiar profesor.
Pequeño mundo este en que vivimos.
Muchas gracias por asomarte a las troneras de este Baluarte.
Abu

Abu Saif al-Andalusi dijo...

A MArcelo Diaz, a quien no di cumplida respuestra en esta su casa, le quería dar las gracias por su amable y aclaratoria respuesta y también, como no, por haber acompañado hasta el final a un hombre que fue mi maestro.
Un abrazo fraterno desde la "Hermana Patria" España.
Abu

Marcos Moncada dijo...

La partida de don Jesús Conte fue una gran pérdida para todos quienes le conocimos.

Les invito a leer y comentar esta entrada:

http://islasdelpacifico.wordpress.com/2012/04/27/en-recuerdo-de-jesus-conte-oliveros-por-marcos-moncada-2/