jueves, 28 de enero de 2016

El último caballo de Edgar Neville

Egdar Neville fue un hombre excepcional por su vida personal y profesional. Aristócrata y diplomático prefirió las artes a la vida oficial y acabó siendo tras la guerra civil en un aclamado director de cine, además de guionista. Ambos papeles jugó en esta película protagonizada por Fernando Fernán Gómez y la que sería pareja sentimental del director, Conchita Montes. Rodada en el Madrid ahora casi desconocido de 1950, que incluye tomas de exteriores portentosas para la época para conducir un guión ingenuo, original y agradable.
.
El último caballo cuenta la historia de Fernando, que termina el servicio militar en un Regimiento de Caballería en Alcalá de Henares y decide comprar su caballo, Bucéfalo, que ha sido su compañero durante todo ese tiempo, para evitar que lo compren para su uso en las corridas de toros, lo que era entonces una condena a muerte. Pero vivir con él en un Madrid moderno y sin alma se convertirá en un grave problema. La ciudad que conoció ya no es la misma. No encontrará cuadras donde dejarlo, ni condiciones para mantenerlo en la capital. A ello se suma la oposición de sus jefes en la oficina y de su novia, azuzada singularmente por su futura suegra.
.
Esta película es un canto a la vida rural, a la vida sosegada del campo donde los animales son libres y los coches estorbos ruidosos. Una película genial.