domingo, 25 de enero de 2015

Corazones de acero de David Ayer

David Ayer es un guionista, director y productor de cine americano que ha dirigido varios largometrajes de acción en los últimos diez años. En este que hoy aparece en este Baluarte, David Ayer ha sido las tres cosas. Para ello ha contado con un actor consagrado, como Brad Pitt, junto con otros menos conocidos. Además, la puesta en escena y los efectos especiales son muy buenos. Ha sido nominada para varios premios menores en los EEUU.
.
Corazones de acero cuenta la historia de la tripulación de un carro de combate americano M4 Sherman, el Fury, una vez traspasadas las fronteras de Alemania en abril de 1945. El veterano sargento Wardaddy está al mando del carro cuya tripulación la componen cinco soldados de muy diferentes orígenes y condiciones. La situación coloca a este carro como único bastión que puede parar los últimos contraataques de un ejército ya derrotado pero que lucha en su propio territorio.
.
Aunque la puesta en escena y la caracterización en buena, el guión es pueril, a veces sonrojante, trayendo acciones y situaciones para que el carro acabe en una ridícula batalla de 700 contra cinco, en la que ¿adivinan? ... ganan los buenos. El guión además trata de mostrar "la cara dura de la guerra" pero lo hace de una forma ridícula y poco convincente, donde la disciplina no existe y las supuestas conversaciones trascendentes de los protagonistas dejan un poso de alipori. Una película absolutamente fallida.