sábado, 24 de enero de 2015

50 aniversario de la muerte de Sir Winston S. Churchill

Sir Winston Churchill ha muerto. El más universal de los ingleses de su tiempo, líder mundial en la guerra y en la paz. Con estos titulares aparecía la primera página de The Times de Londres el 24 de enero de 1965, hace hoy cincuenta años. Y no exageraba el diario conservador londinense con semejantes elogios ya que Churchill fue quien supo dirigir con mano firme y justicia al Reino Unido en paz y en guerra desde el 10 de Downing Street pero también como líder de la oposición cuando le correspondió.
.
Churchil fue un hombre de una enorme ambición personal. Militar de carrera, abandona su Regimiento, el 4th Queen's Own Hussars, para dedicarse al periodismo y a la política. Abandona el partido Conservador para unirse al Liberal y regresar a las filas torys cuando le resulta propicio. Joven ministro abandona su cartera para mandar un Regimiento de Infantería escocesa en Flandes en 1915, pero esta irregularidad, para la que no está preparado ya que es Oficial de Caballería, dura unas semanas tras las que regresa a Londres. Además es pintor notable, orador extraordinario, escritor de magnas obras históricas y de sus imprescindibles memorias, Premio Nobel de Literatura, bebedor depresivo y muchas más cosas. Conservó de su paso por Cuba en 1895, como Oficial de enlace con el Ejército español, dos costumbres que nunca abandonó, la siesta diaria y los cigarros habanos. Su relación con España es mucho más profunda e interesante y ya se comentó en este Baluarte.
.
Churchill cambia el mundo con su visión y coraje en 1940, cuando el Reino Unido, del que es Primer Ministro, se queda aislado como único valladar contra el III Reich. De su determinación forma parte su maestría para convencer a un enfermo y envejecido Roosevelt para que los Estados Unidos intervengan en la guerra. La misma determinación, y no menos importante, tuvo durante la Guerra Fría en su oposición contra el otro totalitarismo, el comunista, no menos peligroso que el hitleriano. Para profundizar en el personaje es muy recomendable la lectura de la biografía que su opositor político y amigo, Roy Jenkins, escribió de él.
.
Hoy, cincuenta años después de su muerte es tiempo de rendir un justo homenaje a este hombre único. Pero también es tiempo para la reflexión sobre las grandes y dolorosas decisiones, sobre el cuidado y respeto a nuestras libertades y a la justicia.