miércoles, 10 de diciembre de 2014

Ida de Pawel Pawlikowski

El director de cine polaco Pawel Pawlikowski ha dirigido hasta la fecha diez largometrajes de los que este que hoy se presenta, una coproducción polaco-danesa de 2013, es la última y más premiada de sus obras, habiendo recibido numerosos premios en Polonia y los EEUU además de ser nominada como mejor película europea en los David de Donatello y ser la gran triunfadora del Festival de Cine de Gijón, incluyendo premios para las dos actrices principales, Agata Trzebuchowska, que interpreta a Anna / Ida, y Agata Kulesza que interpreta a Wanda, la tía de Anna.
.
Ida cuenta la historia de Anna, una novicia polaca, acogida en un convento cuando era un bebé, que en 1960, en pleno régimen comunista, y antes de hacer sus votos perpetuos ha de visitar, por mandato de la Superiora, a su única familia, una tía llamada Wanda, una cínica juez cercana a los círculos de poder de Varsovia, que le va desvelando el pasado que Anna desconoce. En primer lugar su origen judío y todo lo que durante la II Guerra Mundial y la ocupación nazi sucedió a su familia. Para ello, Anna, nacida Ida, junto a su tía recién encontrada, iniciarán un viaje, en cierta forma iniciático para Ida, en busca de su pasado en el que ambas se enfrentarán con la verdad encerrada en un terrible secreto de su familia, a través del que descubre los abismos de la maldad humana y también lo insatisfactorio de la vida mundana.
.
Pawlikowski desnuda sus sentimientos y muestra con crudeza el trágico puzzle polaco de los años 1940s en que judíos y católicos se las hubieron de ver con nazis alemanes primero y con rusos comunistas poco después. Es este el ambiente desasosegante en que se mueven las dos protagonistas de esta película en la que todas las heridas continúan abiertas y donde tan sólo el amor puede hacerse un hueco.
.
Ida es una película de bellísima factura, rodada en blanco y negro con una fotografía conmovedora, pero de un ritmo lento que se recrea en los planos, en los gestos y en los silencios, todos ellos de gran elocuencia. Pero Ida no es una película comercial destinada al gran público, es una película para ver sin prisas para poder disfrutarla.