domingo, 14 de diciembre de 2014

Casablanca de Michel Curtiz

Michel Curtiz dedicó casi 40 años al mundo del cine, dando sus primeros pasos en la época del cine mudo. De las más de cincuenta películas que dirigió ésta que hoy presentamos fue, sin duda, su mayor éxito por la que recibió un Oscar al mejor director en 1942. Además recibió la cinta otros dos Oscar a la mejor película y mejor guión, pero es sobre todo una de las mejores películas de la historia del cine a la que se ha de regresar, como hay hago, cada cierto tiempo.
.
Casablanca es una película ambientada y rodada durante la Segunda Guerra Mundial. Casablanca, la cuidad que da nombre a la cinta, quedó en el Marruecos francés quedó bajo el control de la Francia de Vichy. A pesar de ello era la ciudad a la que llegaban huyendo del nazismo gentes de todas partes buscando la ruta hacia Lisboa que abría, a su vez, el camino a América. Llegar era fácil, pero salir era casi imposible, especialmente si el nombre del fugitivo figuraba en las listas de la Gestapo. En esta ocasión, el objetivo de la policía secreta alemana es el líder checo y héroe de la resistencia Victor Laszlo, cuya única esperanza es Rick Blaine, propietario del 'Rick’s Café' y antiguo amante de su mujer, Ilsa. Cuando Ilsa se ofrece a quedarse a cambio de un visado para sacar a Laszlo del país, Rick deberá elegir entre su propia felicidad o el idealismo que rigió su vida en el pasado.
.
La película muestra, además de los trabajos impecables de Humphrey Bogart y de Ingrid Bergman, una trama emocionante con personajes enteros y complejos. El cinismo de Rick y el idealismo heroico de Victor hacen dudar a Ilsa que deja la decisión final en manos de Rick, quien antepone su interés y sus sentimientos por una causa mejor en un sacrificio que desentona con su hedonismo egoísta. Esta es una película de grandes ideales, de personajes que varían en función de sus intereses, capaces de grandes mezquindades o del mayor heroísmo. Casablanca es una película a la que hay que regresar de vez en cuando para poner en orden los sentimientos y las pasiones.