miércoles, 14 de mayo de 2014

Un par de tiros y ya está...

Ayer por la tarde vi las noticias en un diario por internet. Me asusté. Una persona había sido asesinada a tiros en plena calle en León, era la líder del PP de León y Presidenta de la Diputación provincial, es decir un alto cargo cargo político regional. Inmediantemente me acordé del GRAPO, nunca totalmente desarticulado. Posteriormente aparecieron otras noticias complementarias que explicaban que había dos mujeres detenidas, la mujer y una hija de un Inspector de Policía de Astorga. La hija, de 35 años había ocupado cargos de responsabilidad, incluyendo el haber sido candidata del PP en algún comicio.
.
Tras el estupor vino una profunda sorpresa que dejó paso, de forma casi inmediata, a la gran preocupación. España en pleno siglo XX una señora con su hija matan a tiros a otra mujer a plena luz del día en el centro de una ciudad. ¿Cómo es posible? ¿Qué enfermedad social tan grave estamos sufriendo? ¿Qué motiva a estas mujeres, que seguramente tenías su futuro resuelto, a quitar la vida a otra persona, por deleznable, que no lo sé, que fuera?
.
Cuando en un país, con seis millones de parados, unas señoras, esposa e hija de un funcionaro de carrera y propietarias de un Mercedes, creen hacer "justicia" mediante una venganza personal de este tipo es que la Nación está moralmente moribunda. Éticamente muerta.