sábado, 19 de diciembre de 2009

Una reflexión sobre nuestras Libertades (I)

El hecho de que resida fuera de España desde hace cuatro años, aunque ahora visite semanalmente mi querida patria, unido al hecho de que hace tiempo que dejé de comprar periódicos y que me asomo a la realidad, es un decir, a través de la prensa por internet, de forma mucho más selectiva y breve que con la de papel hace que mi percepción de la realidad se haya atenuado. Tengo la firme convicción de que lo que publica la prensa y la realidad poco tienen en común. Hace unos pocos años, los periódicos señalaban los mismos hechos y los comentaban y valoraban según sus criterios por lo que leyendo un par de periódicos o tres, El País, ABC, El Mundo, generalmente, y muy a menudo complementado también por La Razón, La Vanguardia y Gara (que también hay que saber lo que dcen los que no dudarían en descerrajarme un tiro en la nuca) se tenía una idea de lo que pasaba en las calles y despachos enmoquetados de España. Ahora es imposible ya que la prensa ya no coincide ni siquiera en los hechos y por tanto, mucho menos en las valoraciones que parten de lugares diversos. La política informativa, en el peor sentido de la palabra, es decir propaganda, se ha instalado en la prensa española que es cada vez menos libre, y como consecuencia yo, que era un hombre bien informado, creo que ya no lo soy y no será porque no lo intente pero debo admitir que conozco mejor la realidad y actualidad británica, argelina o somalí que la española...
.
Esto me lleva a una primera reflexión y es que la prensa y los medios de comunicación en España han sustituido como antídotos sociales a los toros y al fútbol y si antes se acusaba al "sistema" de usar como somnífero el "pan y circo", los toros o se hablaba del franquismo futbolístico con que nos "amuermaban las meninges" ahora son los mucho más chabacanos y estúpidos reality shows los que adormecen las mentes y conciencias de los españoles medios, que están muy por debajo en su espíritu crítico que el francés, inglés o alemán medio. Y esto no es más que un atentado a nuestras Libertades colectivas a nuestra conciencia y a nuestra dignidad.
.
Cuando un país se informa de la realidad y adquiere "conocimiento y conciencia social" a través de las payasadas de un estúpido actor sin gracia que adopta como sobrenombre el de un pequeño Estado de la Unión americana, es que algo está haciéndose mal.
.
Cuando los españoles adoptan sus "modelos de comportamento" o las "justificaciones morales" ante diversos asuntos ya sea el aborto, una guerra o un impuesto, siempre con la previa autorización de la "invisible mano de la cultura", y para ello se basan en la opinión de "artistas" poco visitados por las musas o en personajes públicos iletrados y de bajo coeficiente moral, entonces, España con el profundo déficit cultural que sufre es pasto de los más mezquinos experimentos manipulativos de los tiempos modernos regresanado a la ideología de control de la cultura de Antonio Gramsci complementado por empleo exhaustivo de las herramientas de Willi Münzenberg que tan buenos resultados dieron en su día a la Komintern.
.
Cuando además de todo ello los intelectuales, en el mejor sentdo de la palabra, claudican de su importante misión, o si no claudican de su misión al menos no son considerados en una España políticamente ñoña, babosa y subvencionada y no son ni leidos, ni atendidos, ni entendidos, poca esperanza queda de recobrar el pulso. Hoy en día un Ortega y Gasset no aparecería en televisión y tal vez pubicaría semanalmente algún brillante artículo en prensa que nadie leería y que sería, de inmediato ridiculizado por un payasete que a duras penas aprobó el Bachillerato LOGSE, y eso es lo que quedaría como poso de cientos de horas de esfuerzo y estudio en la España mugrienta que sufrimos y vivimos con un terrible déficit de Libertad.

2 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Precisamente por eso que tan bien describes en los últimos párrafos yo también dejé de leer periódicos hace tiempo.

Ahora lo hago a través de internet, por dos razones fundamentalmente:

1. Porque evitas el racionamiento informativo de los medios masivos. Ellos deciden lo que te interesa, cuando de hecho hay muchas cuestiones bastante más interesantes sucediendo en el mundo que lo que ellos deciden que lo es.

2. Porque esos intelectuales arrinconados de los que hablas tienen su sitio (y su rincón) en internet o a través de internet.

Y por tanto en absoluto creo que esté peor informado que antes, sino precisamente lo contrario.

ACT Fernando III "el santo" dijo...

El problema de Internet es el exceso de información y la falta de rigor. No digo que todo sea negativo, pero hay que tener unos criterios muy estrictos para saber discernir lo bueno de lo malo. Por el contrario, en la prensa tradicional ya no hay forma de discernir lo bueno de lo malo porque todo es malo. Esas son las pegas de vivir en una sociedad teledirigida por la izquierda.
http://actfernandoiiielsanto.blogspot.com