domingo, 15 de junio de 2008

La Europa política y un mensaje de Dublín

La Unión Europea ha sido desde hace decenas de años un sueño. Las primeras instituciones comunes fundadas en los años 50 del siglo XX pusieron los cimientos para un edificio aún mayor, la Comunidad Económica Europea y su famoso Mercado Común. El edificio fue creciendo hasta hacerse una organzación que ostenta hoy en día la mayor actividad comercial e industrial del mundo una vez asentado un acervo legal común y una moneda común, el Euro, la Unión Europea (UE). La UE ha generado grandes beneficios para la estabilidad finaciera y el mercado intra comunitario y para la cohesión y el desarrollo de las infraestructuras y de eso los españoles sabemos mucho y el agradecimiento a la UE debe perdurar por generaciones. Estos hechos son innegables y han tenido una repercusión directa en la vida de los ciudadanos europeos y creo que tenemos que felicitarnos todos por este resultado. La Europa económica y comercial, eso que algunos llaman despectivamente "la Europa de los Mercaderes", funciona muy bien.
.
Pero existe una tendencia desde la aprobación del tratado de Maastrich allá por 1992 de aumentar la integración política y hacer de la Unión Europea una especie de "Estados Unidos de Europa". Y eso hay gente que le espanta o no le gusta o simplemente prefiere esperar. Determninada clase política quiere alcanzar la gloria durante su mandato y no después, lo que hace que se fuercen los plazos, se profundice en el déficit democrático que sufre la UE desde sus comienzos y se mintenta integrar a pueblos que comercian bien entre ellos pero cuyas sociedades difieren en aspectos nada despreciables. Todavía hoy algunos ancianos que viven en el Norte de Francia se preguntan cuando volverán a atacar los alemanes... en España seguimos desde hace 300 años con el contencioso de Gibraltar con el Reino Unido, la desconfianza polaca hacia Alemania no ha cesado... La historia está ahí y tiene su carga que se podrá superar, pero no al ritmo de la ambición política si no al ritmo de "los corazones y las mentes".
.
Determinada clase política pretende alcanzar una unión entre los gobiernos y que los ministros firmen acuerdos que no han enraizado aún en la mente y voluntad de los ciudadanos. La Unión es posible, pero no ya. Ni siquiera dentro de diez años. Mientras los europeos no nos sintamos "ciudadanos europeos" nada se puede hacer.
.
Irlanda, los irlandeses han dicho NO al Tratado de Lisboa. Han dicho no a esa prisa de la clase política que pretende imponer un modelo cocinado en "petit comité" de espaldas a la ciudadanía y por eso sólo Irlanda ha decidido preguntar a sus ciudadanos. Magnífico ejemplo del que deberían aprender nuestros gobernates aquí, en España.
.
¿Se acuerdan del referendum de la Constitución Europea en 2005 en España?
.
¿Se acuerdan que sólo un 32 % del españoles dijeron Si, y a pesar de ello España dijo Si en Bruselas?
.
¿Por qué, si queríamos ser "los primeros con Europa" (aunque estuvimos a punto de ser los únicos), y queriamos que los "ciudadanos decidieran", ahora ya no hay referéndum? ¿No es eso un engaño en toda regla? ¿No es esto una burla a la democracia?

1 comentario:

Kahlenberg dijo...

Es lo que sucede cuando creas un mastodonte burocratico totalmente atrofiado que decide el 60% de las politicas que se van a aplicar en los paises de la UE sin el más minimo debate en dichos paises.

No me gusta la UE, su incapacidad para asimilar lo que es el concepto Europa, su rechazo a Rusia (¿Habra algo más europeo que Rusia?), los ingleses y su constante media tinta, las peleitas franco-alemanas, la visión del resto de miembros como el mero patio comercial, por que vamos, es Francia la que llega a decir NO y Lisboa (que es lo mismo que nos queria colar el Giscard Destain pero con otro nombre) se va al garete, pero claro, como han sido los irlandesitos, podemos obviar lo que piensan.

Del plesbicito franquista que hicimos aqui mejor ni hablar, la gente dejo bien a las claras lo que le importa la UE.

Un saludo Abu.