jueves, 31 de diciembre de 2015

Palmeras en la nieve de Fernando González Molina

Fernando González Molina es un director y productor de cine y televisión español, que ha dirigido cuatro largometrajes siendo éste que hoy se presenta, estrenado en 2015, el último de ellos. Su guión está basado en la novela homónima de Luz Gabás. Ha contado con un elenco de actores habituales de series de televisión como Mario Casas o Adriana Ugarte. Está bien ambientada en el pirineo oscense y en Guinea Ecuatorial, aunque se haya rodado en Colombia. Ha recibido cinco nominaciones, digamos menores, a los Premios Goya, incluyendo el de dirección de producción y la mejor canción.
.
Palmeras en la nieve cuenta la historia de una familia que está dividida entre la montaña oscense y la isla de Fernando Poo donde trabajan en la Finca Sampaka. En 1953 Kilian (¿qué nombre es este?) abandona su casa para emprender, como su hermano, un viaje que cambiará su vida a Guinea, la que fue provincia española hasta 1968. Allí les espera su padre donde trabaja en el cultivo de uno de los mejores cacaos del mundo. Allí descubrirán que la vida social es más placentera que en la España peninsular y vivirán los contrastes entre europeos y nativos y conocerán el significado de la amistad, el amor y el odio.
.
Estamos ante un retrato, quizás no del todo veraz, de la Guinea española de mediados del siglo XX. Admitiendo que la Guinea española es una gran desconocida para el español culto y algo inexistente o difícilmente concebible para el español medio. Palmeras en la nieve pretendía ser un best seller como lo fue la novela de la que toma nombre y guión, pero adolece de ser discreta en el planteamiento en el que, a pesar de la muy cuidada ambientación, parece que quedan cosas sin explicar, hay un exceso de sexo explícito y se acumulan las escenas sin que quede del todo clara la anterior. A pesar del metraje, de casi tres horas, parece como si necesitara, al menos, otra hora más o quizás mejor, haberse planteado en formato de serie para televisión. Prescindible, a mi modo de ver.