jueves, 12 de marzo de 2015

Un viaje de diez metros de Lasse Hallström

Lasse Hallström es un veterano directo de cine sueco que ha dirigido muchos largometrajes tanto en Suecia como en EEUU y que fue nominado en dos ocasiones, hace casi dos décadas, para dos Oscar como director y otra como guionusta. Esta película está basada en la novela del periodista y escritor luso-americano Richard C. Morais. Unas más que correctas interpretaciones, la buena adaptación de la novela, la ambientación del mundo rural francés y la acertada banda sonora con música india y europea dan el empaque suficiente a esta película para que fuera un éxito de taquilla en 2014 y para que la actriz Helen Mirren fuera nominada al Globo de oro a la mejor actriz de comedia.
.
La película nos cuenta la vida de los Kadam, una familia india que se dedica desde hace varias generaciones a la cocina, y que sufren un ataque en su Bombay (o Mumbay) natal lo que les obliga a trasladarse a Europa, primero Holanda, luego Inglaterra para terminar buscando un lugar en la Europa continental. El padre de familia siente cómo la predestinación les liga a un pequeño pueblo en el Sur de Francia y allí deciden abrir un restaurante indio justo enfrente de un lujoso restaurante francés de alta cocina, que ostenta una estrella Michelín, y que es regentado por la peculiar y nada agradable Madame Mallory, obsesionada con ganar su segunda estrella Michelín. Una serie de acontecimientos van dando forma a la trama, que incluye el enamoramiento de uno de los hijos, Hassan Haji, que es, además el mejor cocinero de la familia y que está dotado con un especial don para el arte de los pucheros lo que le llevará a hacer ese "viaje de diez metros".
.
Es injusto hurtarle a esta película el buen sabor de boca que deja tras de sí. Comedia amable, romántica y que habla de familia, de lealtades y, claro está, de cocina. Se desliza en medio del guión, llegando a ser el meollo de la cuestión, el beneficio de la mezcla de culturas, mediante la fusión de sus cocinas y de la amistad de las personas, frente a la defensa de la pureza racial y gastronómica que genera xenofobia e inmovilismo.