martes, 24 de marzo de 2015

Análisis de las elecciones en Andalucía

El pasado domingo 22 de marzo de celebraron las Elecciones al Parlamento de Andalucía que suponía el banderazo de salida en un años cargado de comicios locales autonómicos y nacionales. tras semanas de dura campaña y expectación, en un paisaje político dominado por la tensión, los casos de corrupción y la crisis de los dos granes partidos junto a la aparición de nuevas agrupaciones que se van haciendo un hueco en el panorama político español. Primero Bruselas, después Sevilla y en breve los veremos en ayuntamientos y en la Carrera de San Jerónimo.
.
Los resultados que se ven en el gráfico adjunto, junto con los resultados de 2012, dan una victoria amplia al PSOE de Susana Díaz que iguala los resultados anteriores a pesar de que se pronosticaba una caída importante. Diaz se afianza como líder en Andalucía y podría disputar el cetro de Ferraz.
.
El PP obtiene peor resultado del que señalaban las encuestas y acaba como segunda fuerza política pero en una situación irrelevante para la gobernabilidad de Andalucía. En Génova debería dejar de hacer malabares dialécticos y replantearse sus estrategias electorales y políticas y sobre todo buscar líderes creíbles, también para La Moncloa.
.
Podemos, la gran amenaza antisistema, no agradaba a ninguno de los tres partidos que tenían representación en Sevilla. Ha obtenido 15 diputados, "robando" casi un 5% de los votos de IU, pero obteniendo, sobre todo, unos 140.000 votos de "abstencionistas tradicionales". No ha cumplido con las expectativas que colocaban al partido de Pablo Iglesias con las llaves del gobierno andaluz. El carácter rural y con menor nivel educativo de Andalucía, hace que no sea significativa esta elección ya que el votante presunto de Podemos, es universitario y urbano. 
.
Junto con el PP, IU es la gran perdedora de las elecciones, que ve su papel reducido a mero comparsa, perdiendo diputados, poder y credibilidad, la escasa que tuvo. UpyD y el PA desaparecen definitivamente de Andalucía y, en el caso de Rosa Diez, posiblemente también del paisaje político español.
.
Ciudadanos es la gran promesa para Andalucía, que permitirá cierta estabilidad y moderación en la política regional, ya que le arranca 360.000 votantes al PP. Con un discurso realista, moderado, sensato, sin necesidad de incendiar las calles presenta el modelo de eficacia que el centro derecha español necesitaba. Es la verdadera amenaza para un PP al que le quedan pocos meses para reaccionar ante la inminente deblacle.
.
En mayo veremos la segunda parte de esta accidentada y apasionante carrera hacia la Moncloa, con algunas claves resultas y muchas incógnitas por desvelar.