jueves, 11 de septiembre de 2014

El 11 de septiembre y la Hispanidad


La Hispanidad, que da nombre a este blog, es una corriente sentimental, una fuerza viva que desde hace cinco siglos cabalga a ambos lados del Atlántico y fija sus raíces en la península ibérica, en España, pero también en Portugal que forman una unidad no sólo geográfica, basada en una lengua, pero sobre todo en un destino histórico y en unos valores espirituales comunes, que nos impulsan a sumar, nunca a restar; a abrazar, nunca a expeler; a unir, nunca a separar.
.
Hoy, 11 de septiembre día en que se conmemoran tantas cosas, miles de españoles, muchos de los cuales no se sienten tales por haber oído ciertos cantos de sirena, vociferarán contra España. Falacia y eficacia se unen en la obra de esta monstruosa sirena acaparadora, ilegal y cuyos valores, para nada espirituales, ya sabemos que se guardan en los bancos de Andorra.

.
Hoy, antes de que los titulares de los periódicos nos bombardeen con consignas casi todas falaces e interesadas, quiero recordar lo que decía un insigne catalán hace más de 60 años. Jaume Vicens Vives, en el último capítulo titulado "Panhispanismo" de su libro España, Geopolítica del Estado y del Imperio, escribió:
.
"La Hispanidad ha de cumplir de nuevo una misión histórica en aquellas tierras [en referencia a Hispanoamérica] y aquellos paisajes de epopeya. El desmayo ante la misma, por dificultosa que parezca, es la deserción del puesto de honor y de peligro, y la renuncia irrevocable a su estilo y modo histórico. En este aspecto, España no puede limitarse a ser la cabeza de puente de América en Europa. Ha de recabar para si sola, exclusivamente, el honor y la gloria de estructurar la Hispanidad en el Universo".