domingo, 30 de septiembre de 2012

Blancanieves de Pablo Berges

La obra de los alemanes hermanos Grimm, autores de cuentos tan famosos como Cenicienta, Caperucita roja, Hänsel y Gretel o la Bella durmiente, ha sufrido innumerables versiones con una amplia panoplia de originalidad, gusto y calidad. La última versión, esta vez cinematográfca, tiene acento español, se trata de Schneewittchen, publicado en 1812 y conocida en español como Blancanieves.
.
No podemos zafarnos de la influencia visual que en la difusión de este cuento hizo la factoría Disney en 1937 y que hace que, seguramente, muchos indocumentados sitúen o, al menos, toman como única referencia, en el haber de la empresa americana una historia que realmente hunde sus raíces en la Baviera de los 1740s.
.
El español Pablo Berges, brillante director de escasa producción cinematográfica, ha firmado la adaptación del guión y la dirección de esta película taurina, flamenca y españolísima que ha entrado, con merecimiento, en el limitado elenco de las grandes obras de arte proyectables.
.
Rodada en blanco y negro pero con una luminosidad desbordante, muda pero con la perfecta sincronía de una banda sonora extraordinaria y con la participación unos actores que han sabido dar el verdadero sentido a esta película original y espléndida que añade a la moraleja original de los Grimm, una muy hispana visión cainita de las relaciones humanas y que constituye, en definitiva, un grandioso espectáculo visual y sonoro que merece la pena ser visto.
.
Inma Cuesta, la madre de Blancanieves, aparece al comienzo de la cinta aportando el arquetipo de la belleza   española. La veterana Ángela Molina, la abuela, ofrece el contrapunto maternal en esta historia cruel. Maribel Verdú en su papel de madrastra, aparece deslumbrante con la rara hermosura de la maldad. La joven Macarena García, Blancanieves, borda su papel con una delicada belleza casi sobrenatural. Finalmente, la niña Sofía Oria, de diez años, en el papel de Carmencita, futura Blancanieves, llega a emocionar por la expresividad y trágica naturalidad que imprime en la historia, cerrando el círculo femenino de esta película tan singular, tan bella, tan nuestra que, sea cuando sea, hay que ver.

No hay comentarios: