sábado, 10 de marzo de 2012

Soneto 116 de William Shakespeare

Ayer descubrí un soneto de William Shakespeare, el número 116. Es quizás, la más hermosa definición de fidelidad, el amor que se perpetúa a lo largo del tiempo, ajeno a los cambios y las distancias, a las tormentas y a la muerte. Unas estrofas que he querido rescatar en su versión original y, más abajo en una traducción que he adaptado de otras que he encontrado y que me parece aceptable.
.
Adornan los versos del inglés una foto de un faro, el de Rua Reidh, al norte de Escocia, en el que pasé una noche, hace unos cinco años, con aquellos a los que más amo; a orillas del mar, a más de diez kilómetros de una casa habitada. Allí experimentamos la fuerza de la naturaleza, la furia del viento y del mar. También la fuerza, infinitamente más poderosa, del amor. Shakespeare se lo explica así:

.
Let me not to the marriage of true minds
Admit impediments: love is not love
Which alters when i
t alteration finds,
Or bends with the remover to remove.
Oh no! it is an ever-fixed mark
That looks on tempests and is never shaken;
It is the star to every wandering bark,
Whose worth’s unknown although his height be taken.
Love’s not Time’s fool, though rosy lips and cheeks
Within his bending sickle’s compass come;
Love alters not with his brief hours and weeks,
But bears it out even to the edge of doom
If this be error and upon me proved
I never writ, nor no man ever loved.
.
Y ahora en español:
.
No permitáis que la unión de unas almas fieles
admita impedimentos. No es amor el amor
que cambia cuando un cambio encuentra
o que se adapta a la distancia al distanciarse.
¡Oh, no!, es un faro imperturbable
que contempla la tormenta sin llegar a estremecerse,
es la estrella para un barco sin rumbo,
de valor desconocido, aun contando su altura.
No es un capricho del tiempo, aunque los rosados labios
y mejillas caigan bajo un golpe de guadaña.
El amor no varía durante breves horas o semanas,
sino que se confirma incluso ante la muerte.
Si es esto erróneo y puede ser probado,
nunca escribí nada, ni ningún hombre amó.

10 comentarios:

José dijo...

Muchos lo descubrimos en 2 fragmentos de la película: Sentido y Sensibilidad.
http://www.youtube.com/watch?v=vxKRaOO3dM4&feature=related

http://www.youtube.com/watch?NR=1&feature=endscreen&v=5WOFLpmDbIs

Saludos desde Burgos

diani dijo...

Correcto... y sin embargo eso construye la inmortalidad del dramaturgo, cada vez q leo y re descubro el soneto, en cada momento de la vida cobra un sentido diferente.

mar dijo...

Me encanta y estremece

Propiedad Latina dijo...

Respetuosamente comento que un soneto no es una poesia en prosa. Por lo tanto esta traduccion hay que hacerle un arreglo para que sea un soneto y de fidelidad al estilo de escritura del autor :(

Scarlett Mora dijo...

Este soneto aparece también en El fantasma de Canterville....Es un bálsamo al corazón ....creo que uno de mis favoritos....saludos desde Chile

Scarlett Mora dijo...

También aparece en "El Fantasma de Canterville"
Es realmente hermoso.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Muchas gracias Scarlett, por tus comentarios.
Un abrazo para Chile. Abu

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Amigo "Propiedad latina". Tienes toda la razón, pero reconozco mi incapacidad para traducir a Skakespeare y seguir las reglas de la métrica del soneto al mismo tiempo. Ojalá supiera...

Un saludo.

Abu

Anónimo dijo...

Este soneto aparece en el libro Jasy... Realmente es hermoso!♡

Yenn Travis dijo...

La inmortalidad del dramaturgo q casi nadie ya quiere tener