martes, 5 de enero de 2010

Respetemos las tradiciones cristianas e hispánicas

Terminan las Navidades en España. Los Reyes Magos de Oriente, una vez más nos traen sus regalos y con ellos recobramos la ilusión infantil de ese niño que todos llevamos dentro. España cuenta con una muy peculiar tradición que nhace que las vacaciones navideñas sean el doble de largas que en el resto del mundo cristiano.
.
A pesar de ello y debido por una parte a un continuo bombardeo de mensajes foraneos ligados al consumismo que asfixia y a veces incluso anula el sentido cristiano de la Navidad y por otro lado debido al papntismo de muchos epañoles que prefieren adoptar las costumbres foráneas, auténtico imperialismo cultural, por razones que no alcanzo a entender.
.
Por eso este año a los Reyes Magos de Oriente les pido, además de la Paz para el Mundo y para los corazones de los hombres, que repartan un poco de sentido común, de amor a lo propio y a las tradiciones españolas ya milenarias.
.
También les pido un poco de buen gusto para mis compatriotas para que atiendan a es Niño que balbucea y rie en un humilde pesebre, que dejen de ver el espíritu de la Navidad en ese pobre anciano barbudo y hortera vestido de rojo y que mejoren sus criterios estéticos, camino indispensable para mejorar los éticos... ¿o era al revés?

2 comentarios:

MARISELA dijo...

La paz sea contigo....
Espero que los Reyes Magos te traigan lo que desees y Dios quiera para tí.
A mi siempre me hizo mucha ilusión esperar los juguetes pensando en que lo traían unos camellos desde Oriente (imagínate: camellos en Cuba!!!) y, como Fidel nos inculcó que Papá Noel era un invento de los imperialistas yankis, pues preferimos los primeros. Lo malo es que sólo puedo recordar un año de Reyes, porque después, el mismo Castro eliminó las costumbres y creencias anteriores a la revolución y, por supuesto, calleron los Reyes por estar en la Biblia.
Ahora, con la edad que tengo (menos de la que estás pensando y más de la que yo confesaría) me encanta poner mi Belén y los Reyes se van acercando por día, hasta que llega el 6. Mañana los pondré a adorar al Niño y pensaré en lo mágico que tuvo que ser para ellos haber seguido a una estrella, una señal de Dios, y llegar y verle allí, nacido de una mujer, entre pañales y pobreza y ser Dios.
Creo que es lo que debemos enseñar a nuestros niños: el valor de seguir la señal de Dios, no los anuncios del Corte Inglés.
Un abrazo desde Andalucía y que tengas una buena entrada de año.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Muchas gracias Marisela. Cuanta sabiduría hay en lo que dices de seguir la señal que nos pone Dios.
Un abrazo
Abu