martes, 30 de junio de 2009

El Sidi Ifni de hace 40 años en el que nunca estuve

No sé si ustedes han sentido alguna vez nostalgia de lugares en los que nunca han estado. A mí me sucede de vez en cuando y me suele pasar con aquellos lugares que me hacen imaginar tiempos plácidos y tranquilos en los que me veo de niño feliz correteando por una playa inmensa, limpia, salvaje, virgen... Así me imagino en Ifni, ese pequeño paraiso español del que casi todos recuerdan sólo una breve guerra provocada por Marruecos que dejó herido el corazón de la 51ª provincia española, pero que no consiguió matar una ilusión alegre y feliz de convivencia provechosa que se recuerda todavía allí con melancolía.
.
Por suerte la memoria real es mantenida por sus habitantes actuales y por aquellos españoles que vivieron allí y que forman la Asociación Amigos de Ifni. Ellos, como yo, recuerdan que hace cuarenta años, un cálido y triste 30 de junio de 1969, la presencia física de España en Ifni desapareció para siempre.
.
Pero la presencia inmaterial, el cariño hacia España y la nostalgia de sus habitantes marroquíes se mantiene firme y nos permite seguir soñando en aquel niño ocioso y feliz que corría sobre la arena fina de la playa de Legzira, que compartía ilusiones y sueños con Abdul, Pepe, Fatima, Cristina o Hamed, que imaginaba su futuro como un juego eterno al sol donde se oreaban las ilusiones infantiles y se cocinaba, lentamente, su madurez por llegar.
.
Ese es el niño que nunca fui en Sidi Ifni hace hoy 40 años, y siento cierta nostalgia.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

De Málaga salimos mis padres y hermanos rumbo a El Aaiún en un fokker, se hizo escala en Sidi Ifni. Aquél día se había izado la bandera española por última vez y en un pequeño acto, se arrió la bandera, se plegó, y se entregó al comandante del fokker. Presentes estábamos mis padres y hermanos, la tripulación del avión y alguien del aeropuerto. El silencio pesaba, el cielo denso, y en la memoria guardo de aquello las imágenes y sesación de tristeza, tal vez por la pobre presencia, la austeridad del acto, solemne, pero triste.

Saludos,

Sefi

Antonio dijo...

Pues yo sí viví en Ifni los tres primeros años de mi vida y, aunque casi nada recuerdo, también añoro aquella tierra.
Un abrazo.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Antonio y Sefi. Muchas gracias por vuestros testimonios, que dan el verdadero valor a este blog.
Me reitero en la añoranza de aquellos años que no viví en Ifni, ni en el Sahara.
Un fuerte abrazo
Abu

Sidi Jomabase dijo...

Nací, viví y he estado en Sidi Ifni con posterioridad, y sigo echando de menos aquella tierra y a su gente.

Pablo V. R. dijo...

Bueno Abu, parece que el recuerdo/nostalgia de Ifni no es solo patrimonio de los que nacimos y/o vivimos allí. Me alegra saberlo. Buen artículo.
Me he tomado la libertad de reproducirlo en "El Rincón de Sidi Ifni", espero que no te importe. Gracias.
Un abrazo.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Pablo, no sólo no me importa sino que es un verdadero orgullo.
Por cierto el blog es magnífico.
Sidi Jomabase, gracias por tu aportación y tu amabilidad.
Tengo entre mis planes pasar por allí...
Un abrazo a ambos
Luis

Anónimo dijo...

Solo manifestar que mi vida durante mi estancia en Sidi-Ifni que lo fue en toda mi niñez, fua maravillosa, allí nacieron dos de mis hermanas y jamás olvidaremos aquella pequeña ciudad que nos hizo tan feliz; ojalá pueda algún día, antes de que desaparezca de este mundo, volver a revivir aquellos tiempos de alegría, tranquilidad y goce.
Gracias por dejarme expresar mis sentimientos hacia la ciudad de Ifni

Anónimo dijo...

Pues aunque yo precisamente no nací, aunque me llevaron cuando tenía 6 meses y salí cuando iba a cumplir los 16, Allí nacieron 7 de mis 8 hermanos, y murieron 2 más un tío siendo chiquitines, creo que se puede comprender cuanto echamos de menos toda la familia aquella nuestra casa, sus gentes y sus playas. Tuve la suerte de volver en el verano del 2006 con mi esposo y aunque ya no es ni la sombra de lo que fue sigue siendo nuestro pueblo, a donde por desgracia no podemos ir todos los fines de semana.
Un abrazo
Encarny

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Muchas gracias por vuestros testimonios que acrecientan mi nostalgia, viviendo la vida de otros, vuestras vidas que conocieron la felicidad corriendo por esas playas inmensas.
Gracias por compartir vuestros sentiminetos que son, paradojicamente, tambien mios.
Un abrazo
Abu