lunes, 28 de julio de 2014

Almas ardiendo de León Degrelle

León Degrelle fue un líder político belga de los turbulentos años de la segunda Guerra Mundial. Católico ferviente se vio arrastrado, sobre todo a raíz del asesinato de su hermano, a una carrera política en la que acabó siendo aliado del III Reich de Adolf Hitler. En la vorágine de la guerra llegó a mandar la División Wallonia de las SS, formada por belgas, tanto por flamencos como, sobre todo, valones. Perdida la guerra se refugió en España donde encontró una nueva vida y un país soleado que lo acogió. Degrelle murió en Málaga en 1994.
.
El volumen leído es una segunda edición, quizás también última, de la edición traducida y prologada por Gregorio Marañón, por la editorial La hoja de roble, en 1954.
.
Además de su azarosa vida, Degrelle dejó algún libro escrito, todos ellos autobiográficos, narrando su guerra o su Camino de Santiago. Este que se glosa hoy, bajo el título de Almas ardiendo, se agrupan reflexiones personales y pensamientos explicadas en el subtítulo: Notas de paz, de guerra y exilio.
.
El libro escrito en forma de aforismos más o menos largos en un lenguaje poético, incluye afirmaciones contundentes como: "Es infinitamente más difícil que el alma se afane mil veces cada día en deberes pequeños que realizar, en una ocasión solemne, una hazaña memorable"; o como: "Se acerca la hora en que será necesario, para salvar al mundo, un puñado de héroes y de santos que emprendan su reconquista".