domingo, 9 de noviembre de 2008

Carmiña y su mar

Me sentaré en la orilla de tu vida
esperando que en tu arboladura
las velas te prometan un destino.

Los vientos te llevarán a
otros mares, pero tu timón firme
gobernará la nave de tu existencia.

Playas, bahías y ensenadas
verán tu sonrisa de cristal,
pintando de luz sus horizontes.

En tu larga singladura
seré firme noray, puerto seguro,
rompeolas de almas doloridas.

A tu llamada, subiré al puente y
desde la costa de tus ojos limpios,
contemplaremos el mar bravío.

Y compartiremos pasiones:
nuestro Escultor, la Justicia,
una piel de toro y la Libertad.

2 comentarios:

Iñigo dijo...

Abu Saif, hoy si que mas dejao pasmao. Un abrazo y bienvenido al mundo de la poesía romántica

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Amigo Iñigo, Carmiña tiene un mes de edad y es mi última ahijada. Sabiendo eso, a lo mejor entiendes mejor lo que dice este poemita.
Un abrazo
Abu