domingo, 25 de noviembre de 2007

Bolivia se hunde ante la demagogia ... y Linera

Esta pasada noche se ha reunido en un cuartel de Sucre, la antigua capital de Bolivia, los seguidores del presidente Evo Morales para aprobar, sin oposición, una nueva Constitución. El proceso lleva estancado desde hace tiempo ya que la mitad del pais, los departamentos de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, se oponen a la política de Morales, siendo la capital de la nación, Sucre o La Paz, y las autonomías regionales, clave en esta disputa.
.
Este procedimiento antidemocrático ha hecho que los estudiantes de Sucre y la oposición, incluyendo los Gobernadores de las provincias en las que no gobiernan los indigenistas, se alzaran en una justa protesta ante semejante procedimiento totalitario que desenmascara la auténtica faz de la "nueva izquierda latinoamericana", que, lejos de ser nueva, copia los viejos esquemas del pasado, teniendo cómo máximo exponente continental, al golpista Chávez.
.

Pero el caso boliviano tiene unos rasgos que lo hacen peculiar. Bolivia es el pais más pobre de Sudamérica y ha sufrido las pugnas de oligarcas corruptos, militares ansiosos de poder y, ahora líderes indígenas, manipulados desde fuera. Evo Morales, un agricultor cocalero, casi analfabeto, que alcanzó el poder democráticamente, empujado por los sindicatos radicalizados liderados por Felipe Quispe y el propio Morales. Pero detrás de esta romántica (para los izquierdistas) escena se esconde la mente gris del indigenismo boliviano y actual vicepresidente de la nación andina, Alvaro García Linera, en la foto. Linera es un joven politico que proviene de una familia acomodada boliviana que nada tiene que ver con los aymaras, etnia mayoritaria de Bolivia. Estudió matemáticas en la Universidad de Méjico, donde se radicalizó y se convirtió en un furibundo comunista, al más rancio estilo. A su regreso a Bolivia, formó un grupo "guerrillero", al que pertenecieron varios líderes "indigenistas". Este grupo cometió diversos atentados, por los que Linera fue detendido, juzgado y encarcelado. Durante su estancia en prisión estudió Ciencias Políticas y radicalizó su discurso, pero de una forma más pragmática, diseñando el asalto al poder valiéndose de los indigenistas y de la buena fe del empobrecido pueblo boliviano. Los primeros pasos de esta nueva y vieja revolución ya están dados.

Ayer murió a manos de la policía el primer estudiante en Sucre. Hoy unpolicía ha sido linchado por la turba de manifestantes. ¿Cuantos más van a caer ante la avalancha totalitaria que se cierne sobre Bolivia y el resto de la América Hispana?

5 comentarios:

Jorge Aspizua Turrión dijo...

Adivina qué bandera hacen ondear los sucreños opositores a Morales.

http://www.carlismo.es/modules.php?name=News&file=article&sid=124

La razón por la que lo hacen es muy parecida a la de los indios que se oponían a las independencias en las Américas: no se fiaban de los otros indios y menos de los criollos.

La intepretación de ello es la misma que sirve para explicar -simplificadamente, el carlismo y sus derivadas: los equilibrios sociales y culturales se ponían en riesgo.

Jorge Aspizua Turrión dijo...

Bandera de Chuquisaca, quod erat demostrandum

http://es.wikipedia.org/wiki/Chuquisaca

extraído de
http://es.wikipedia.org/wiki/Cruz_de_San_Andr%C3%A9s

Abu Sayyaf al-Andalusi dijo...

Muchas gracias jorge por tu siempre sabia apportación. He seguido la senda que me indicaste y he buscado en la mejor web sobre banderas y esto es lo que ponen:
http://www.allstates-flag.com/fotw/flags/bo-h.html

Además encontré el escudo de armas de Potosí (Bolivia) y que recuerda (por no decir que es casi igual) al de los Reyes Católicos (aunque algún ignorante de corto recorrido diría que de Franco). Es este: http://www.allstates-flag.com/fotw/misc/bo)p.gif

Un saludo

Anónimo dijo...

¿Avalancha totalitaria?

¿De dónde eres, niño?

Mocoso ignorante.

Abu Sayyaf al-Andalusi dijo...

Gracias "ser sin rostro" por llamarme niño y mocoso. Me ha hecho ilusión, hacia mucho que no me lo llamaban. Lo de ignorante hace incluso más. Si te pones cara o nombre, te contesto.
Adiós
Luis