martes, 17 de enero de 2017

Tarde para la ira de Raúl Arévalo

Raúl Arévalo es un actor de cine que trabajó en más de 25 largometrajes entre los que figura La isla mínima. Éste que hoy se presenta es su primer largometraje como director en el que, con un guión complejo y muy inteligente, conduce con precisión la tensión del drama que narra. Prueba del éxito de esta película son las once nominaciones a premios Goya de 2016, incluyendo el de mejor película; además de haber recibido otros como el de mejor actriz en el Festival de Venecia para Ruth Díaz.
.
Tarde para la ira cuenta la historia de una venganza, la de José que conoce a Curro, un hombre que entró en prisión tras participar en el atraco a una joyería. Tras ocho años preso, Curro sale de la cárcel con ganas de rehacer su vida junto a su novia Ana y el hijo que tiene con ella. La relación con José le deparará una situación inesperada de la que no podrá zafarse.
.
La película está muy bien rodada, con una historia potente, cruda, violenta y muy bien dirigida sin momentos para el aburrimiento o la compasión. Por momentos recuerda a Sam Peckinpah y los personajes, extraídos de los bajos fondos de la sociedad española, están bien delineados y son plenamente creíbles, mezclando sus ansias de alcanzar una vida mejor con tics violentos e inmorales.
.
Arévalo se ha puesto a si mismo muy alto el listón con esta su primera película que, si bien no gustará a todo el mundo, es innegable que tiene un gran calidad técnica y artística. Tarde para la ira demuestra la indudable calidad del cine español cuando no se empeña en ser "comprometido"... ya saben.