viernes, 4 de noviembre de 2016

Teoría del partisano de Carl Schmitt

Carl Schmitt el jurista y filósofo alemán ya pasó por estas páginas con motivo de su Tierra y mar, y parece que renace del ostracismo al que fue condenado y, como muestra, este libro fue regalado recientemente por un líder de la extrema izquierda española a uno de sus correligionarios.
.
Teoría del partisano lleva como subtítulo "Acotación al concepto de lo político". Leí la cuidada edición de Editorial Trotta, que cuenta con 116 páginas y es de 2013. Este volumen incluye un prólogo de José Luis López de Lizaga y un epílogo del filósofo italiano Franco Volpi. 
.
Este libro tiene un doble origen español. Por una lado nace de unas conferencias en la Universidad de Zaragoza dentro de la cátedra General Palafox, vinculada también a la Academia General Militar, pronunciadas en 1962 y editadas en alemán 1963. El segundo origen de la teoría es que la hace nacer en España fijando en el Empecinado el origen moderno del partisano como combatiente irregular que se hace superior, con su método de combate, sobre fuerzas mejor preparadas y numerosas.
.
En su desarrollo fija una serie de hitos que comienzan con Clausewitz quien analiza y sistematiza la realidad de la guerrilla española contra Napoleón en su mítico Vom Kriege. Posteriormente, Lenin como estudioso y aplicador de las tesis clausewitzianas en Rusia, que quien a su vez extrae sus lecciones para la guerra revolucionaria china, Mao Zedong. Tras una breve mención a la revolución cubana y, en especial a Ernesto Guevara (a) Che, se centra en el caso del General Salan, un general considerado izquierdista y que acaba creando la OAS y dando un golpe de estado en Argelia contra una Francia que, en su opinión, abandona a su suerte a los argelinos. A partir de esta evolución histórica, acota el problema para identificar, sin llegar a perfilarlo plenamente, el aspecto político del partisano.
.
Este libro parece no haber perdido su frescura, contundencia y claridad cuando se observa que los partisanos de entonces podrían bien ser los yihadistas de ahora.