domingo, 7 de junio de 2015

La felicidad de los pececillos de Simon Leys

Simon Leys es el seudónimo bajo el que escribía el belga Pierre Ryckmans, fallecido en Australia hace algo menos de un año, prestigioso sinólogo y crítico literario. El único capaz de denunciar en su momento los crímenes de la China maoísta durante la llamada Revolución Cultural, lo que le costó una condena al ostracismo por la intelectualidad europea bienpensante, marxista, culpable (y mayoritaria). Sirvan estas líneas de homenaje a su honestidad intelectual y a su integridad, y como desagravio por la mucha estupidez que aún se refugia en los departamentos universitarios europeos.
.
Entre la producción literaria y académica de Leys figuran gran cantidad de artículos en diversas revistas. Una recopilación de los publicados entre 2005 y 2006 en la revista francesa Le Magazine Litterarie, ha sido publicado bajo el título del primero de ellos, La felicidad de los pececillos.
.
Este libro, editado por Acantilado, es una verdadera delicia, mezcla de buen gusto, erudición y sensatez de la que hace recapacitar y pensar sobre cosas sencillas y cotidianas.
.
Plagada de anécdotas de escritores y artistas chinos y, sobre todo, europeos, mayoritariamente franceses, se salta las normas de la corrección política y con un tono amable e irónico deja a cada uno en su sitio, empezando por J. P. Sartre y Gide. Anécdotas desternillantes o profundas que dejan un sabor agradable y querrá releer, memorizar y volver a disfrutar en cualquier momento. No se lo pierda.