lunes, 16 de noviembre de 2015

Juego de espías de Tony Scott

Tony Scott, hermano de Ridley, fue un director y productor de cine británico afincado en los EEUU y que se suicidó en 2012. Hasta entonces dirigió un buen número de largometrajes de acción aunque también hizo trabajos para televisión, musicales o cortometrajes. Aunque no ganó, como su hermano Ridley, ninguno de los grandes premios de cine, muchas de sus obras fueron apreciadas por el público incluyendo cintas míticas como Top Gun, de 1986.
.
En Juego de espías contó con dos primeros espadas del cine como Robert Reford o Brad Pitt, a los que les sacó un buen rendimiento gracias a un guión ágil, a un hábil juego de cambio de escenario y buenos efectos especiales, en definitiva a un buen oficio de director.
.
La película se ambienta en 1991, justo el día en que el veterano agente de la CIA, Nathan Muir, se va a jubilar, recibe la noticia de que su discípulo Tom Bishop, (a) "Boy Scout", se encuentra detenido en una cárcel china acusado de espionaje y será ejecutado en un plazo de 24 horas. Temiendo que este incidente pueda afectar a un acuerdo comercial entre EE.UU. y China, la CIA decide no intervenir. Para salvar a Bishop, Muir actuará al margen de la “Compañía”, para lo que tendrá que burlar su sistema de control.
.
Sin ser una gran película, describe con acierto las técnicas de reclutamiento y formación de un agente y resulta trepidante y entretenida, manteniendo la tensión hasta el último momento.