lunes, 17 de octubre de 2016

A propósito de Schmidt de Alexander Payne

Alexander Payne es un director de cine y guionista estadounidense, cuyas películas son una ácida y humorística sátira la actual sociedad norteamericana. A pesar de que su producción no es muy extensa está plagada de éxitos que incluyen los Óscar por el guion de Entre copas en 2005 y de Los descendientes de 2011. Además fue nominado al Óscar por la adaptación de Election en 1999 y como mejor película o director por Los descendientes, Nebraska , que ya aparecieron en estas páginas, y por esta película que hoy se presenta en este Baluarte.
.
Esta película, estrenada en 2002 cuenta con una de las mejores actuaciones del siempre genial Jack Nicholson y la de Kathy Bates. Además de las dos nominaciones al Oscar, fue nominada para BAFTA y Palma de Oro en Cannes y recibió dos Globos de Oro.
.
A propósito de Schmidt cuenta la vejez de Warren Schmidt que se acaba de jubilar lo que le hace sentirse desubicado. Además, Tiene que soportar la idea de que su única hija se case con un hombre al que no soporta. Su mujer, que dominaba su vida, muere repentinamente. Buscando un nuevo sentido a su vida, decide emprender un viaje en busca de sus raíces. Después de cruzar el estado de Nebraska, de donde es el director Payne, en su enorme caravana, decide visitar su hija en Denver, donde vive. Tras conocer a la familia del novio, tendrá todavía más razones para intentar que rompa su compromiso. Mientras tanto, mantiene una relación epistolar con un huérfano de seis años que vive en Tanzania y al que acaba de apadrinar.
.
El gran acierto de esta película reside en la capacidad de explotar el lado cómico de las situaciones trágicas, combinando la sátira y el humor negro con la piedad y el plano más humano de la vejez, lo que consigue conmover y hacer reír a partes iguales, gracias, sin duda a la genialidad de Nicholson.