domingo, 30 de noviembre de 2014

Ronda la parca

"La flaca" nos visita con excesiva frecuencia últimamente. Aparecen las muertes por todas partes, aún sin contar las muchas guerras y el hambre que, a pesar de su lejanía y nuestro olvido, sigue llevándose a miles de personas cada día o el aborto que se lleva a los más inocentes. Pero lo que me alarma especialmente es que en la última semana, hay aquí, en España, en el hedonista y autodestructivo Occidente del siglo XXI, ha habido un especial repunte de las muertes violentas.
.
En Asturias, un padre mata a su hijas pequeñas y luego se suicida. ¿El motivo? la venganza contra su mujer y madre de las criaturas de la que se había separado.
.
Una joven policía muere en acto de servicio en Vigo por disparos de un atracador que también muere en el tiroteo, cuando intentaba llevarse el botín de un banco. ¿El motivo? 120.000 euros.
.
Hoy, en Madrid un hombre de 43 años, gallego, "aficionado" del Real Club Deportivo de la Coruña muere en una brutal pelea multitudinaria contra los "seguidores" del equipo contrario, el Atlético de Madrid. ¿El motivo? ... ¿hay alguno?... ¿el fútbol?
.
Estos son tres casos en tres días consecutivos en los que la violencia brutal, irracional, gratuita forman parte del paisaje, de la "vida cotidiana".
.
Y es que el problema empezó hace mucho tiempo cuando Satanás, en forma de serpiente, le dijo a Eva: «De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal» (Gen, 3, 4-5).
.
Y aquí seguimos, mientras ronda la parca, creyéndonos dioses, desobedeciendo las sencillas normas de Dios y disponiendo de las vidas de los demás gratuitamente.